Remedios para el colesterol

El colesterol es un componente esencial de los tejidos del organismo, concretamente forma parte de las membranas celulares, encargadas de permitir el paso de ciertas substancia a través de ellas.  El 75 % del  colesterol lo genera nuestro organismo, principalmente el hígado mientras que el 25 %restante procede de la alimentación (grasas animales, yema del huevo, embutidos…). Al tratarse de una grasa, entran en juego las moléculas trasportadoras LDL (colesterol malo) y  HLD (colesterol bueno). Aún teniendo elevados los niveles de colesterol es importante mantener bajos los niveles de LDL y altos los de HDL.

Peligros del exceso de colesterol

EL principal riesgo por tener elevados los niveles de colesterol son los problemas cardiovasculares que se pueden ocasionar por depositarse en la parte interna de las arterias con el riesgo de reducir el riego sanguíneo. Si por el contrario se expulsa demasiado colesterol por los conductos hepatobiliares se puede promover la formación de cálculos biliares u otras patologías de la vesícula biliar.

La importancia del hígado en el metabolismo del colesterol

Una vez en el intestino es colesterol es reabsorbido y dirigido al hígado para almacenarse como reserva para la formación de la bilis, de ahí la enorme importancia que el hígado tiene en el metabolismo del colesterol.

El hígado, entre otras funciones, se encarga de filtrar las toxinas que ingerimos, y de producir la bilis, substancia necesaria para digerir las grasas. Por este motivo el correcto funcionamiento del hígado es imprescindible para mantener unos correctos niveles de colesterol.

Consejos para reducir los niveles de colesterol

Para ayudar a mantener los niveles de colesterol dentro de unos valores normales es importante tener unos hábitos de vida saludables. Llevar una dieta equilibrada, rica en grasas insaturadas, como las del pescado azul o el aceite de oliva, rica en fibra como frutas y verduras, y de forma general evitar las grasas de origen animal. El aporte de ácidos grasos esenciales de la serie Omega 3 y Omega 6, como los contenidos en el aceite de oliva, el de germen de trigo o el de girasol, es muy útil en el tratamiento del colesterol.

La práctica de ejercicio físico de forma regular es igualmente importante, ya que ayuda a aumentar los niveles de colesterol bueno HDL.  De la misma forma es importante evitar los malos hábitos como puede ser el alcohol y el tabaco.

El uso de la fitoterapia a través de plantas medicinales puede ayudar al correcto funcionamiento del hígado y en consecuencia a mantener los niveles de colesterol en unos valores adecuados:

  • La Cebolla, la Fumaria o el Ajenjo ayudan a descongestionar el hígado y facilitan sus funciones.
  • El Cardo Mariano y la Alcachofera favorecen la regeneración de las células hepáticas cuando han sido dañadas por virus, medicamentos, u otras sustancias tóxicas.
  • El diente de león, la genciana, la alcachofera, el boldo o la achicoria estimulan la producción de bilis (acción colerética) y facilitan el vaciamiento de la bilis contenida en la vesícula biliar (acción colagoga), con lo que se favorece la digestión en caso de dispepsias biliares.
  • Las infusiones de manzanilla, menta, anís verde, hinojo o regaliz ayudan a hacer las digestiones y eliminar los gases.
  • La ortiga verde y la cola de caballo son plantas depurativas que favorecen la diuresis y la eliminación de toxinas.
  • EL ajo, la alcachofa, el te verde, la lecitina de soja,  los ácidos grasos poliinsaturados (omega 3 y omega 6) son conocidos tradicionalmente por su influencia al ahora de ayudar a nivelar los niveles de colesterol.

 

Productos Relacionados

Ver todos los relacionados con el coleterol